viernes, 1 de mayo de 2009

HEAVEN AND HELL – THE DEVIL YOU KNOW



Tengo que reconocer que me he quedado totalmente estupefacto al leer algunos de los comentarios que se han escrito sobre el nuevo disco de Heaven And Hell. Por cierto, de ahora en adelante, me referiré a la banda como Black Sabbath, el nombre que deberían haber usado de no existir de por medio asuntos legales en los que no me apetece entrar. Un servidor no entiende demasiado de leyes, así que si en un mismo grupo encuentro a Iommi, Butler, Dio y Appice, automáticamente se convierten en Black Sabbath. Los de Mob Rules, Live Evil y Dehumanizer, la segunda formación más celebrada de los padres del Heavy Metal tal y como lo conocemos hoy en día. Decía que no he podido evitar sonrojarme al leer sandeces como: “Dio ya empieza a estar viejuno”, “el peor disco del grupo con diferencia” o “a Tony Iommi se le han secado las ideas”. Podemos estar de acuerdo en que The Devil You Know no es el disco que muchos esperábamos. En mi caso particular, la nueva obra del cuarteto era sin duda el álbum más esperado de los últimos años. Ni Chinese Democracy ni leches, pocas cosas pueden compararse al placer de tener entre las manos un disco con canciones nuevas de Black Sabbath, algo que no experimentábamos desde 1.995, desde la edición del poco afortunado Forbidden. Siempre defendí los años de Dio en el grupo todo lo que me permitieron los fanáticos de la etapa de Ozzy en la banda. En mi mundo nadie puede decirme que Heaven And Hell es peor disco que Master Of Reality, o que Mob Rules no tiene nada que hacer al lado de Sabotage. No señor. Por no repetirme demasiado, y por si hubiera alguien interesado en mi humilde opinión al respecto, les remito a revisar en este mismo blog la entrada “Heaven And Hell: El mejor disco de Black Sabbath (con perdón)”. Seguramente las grandes expectativas que tenía depositadas en este disco han sido excesivas y finalmente el producto entregado no ha estado a la altura de ellas. Partiendo de esta premisa, me urge decir también que, a pesar de habernos entregado el peor de sus discos con Ronnie Dio a la voz (el listón estaba muy alto, no nos engañemos), Black Sabbath me han demostrado que se siguen comiendo con patatas a la mayoría de nuevas bandas que les reconocen como una influencia básica. En The Devil You Know encontramos a bote pronto un par o tres de nuevos clásicos con todos los elementos que nos hicieron enamorar del grupo en primera instancia: espeluznantes solos de guitarra de ‘Fear’, monumentales riffs herederos directos de ‘Disturbing The Priest’ en ‘Bible Black’, o perfectas demostraciones de auténtico Doom marca de la casa como la inicial ‘Atom & Evil’. Seguramente, el elemento menos brillante del disco sea la contribución de Dio con sus melodías vocales. Muchas de ellas ya las hemos escuchado cientos de veces a lo largo de su carrera, de hecho, en muchos momentos da la impresión de estar escuchando más un disco de Dio que de Black Sabbath (especialmente en cortes menos acertados como ‘Turn Of The Screw’ o ‘Neverwhere’, candidatos al más triste de los olvidos desde su misma concepción). Por primera vez los riffs e ideas de Iommi y Butler han quedado supeditados y eclipsados por la poca inspiración del pequeño vocalista. En ‘Rock And Roll Angel’ –no lo neguemos, un tema que no tendría cabida ni en los peores momentos de Dio en solitario-, Iommi salva la papeleta con uno de sus mejores solos en años, y durante la rápida ‘Eating The Cannibals’, de nuevo el zurdo guitarrista nos trae a la memoria los bonitos recuerdos de ‘Digital Bitch’ o ‘Turn Up The Night’. Dicho lo dicho, me parece una soberana idiotez cuestionar la validez y capacidad de los elementos del grupo, y mucho más hacerlo con argumentos absurdos como la edad. Por supuesto que Dio está mayor, esa es una realidad innegable, todos cumplimos años, incluidos los que le tachan de “viejuno” (cómo odio esta palabreja!!). Dudar de su capacidad vocal, o de la de Iommi como creador de nuevos riffs clásicos, es algo tan absurdo como las dudas que sembraron algunos al cuestionar la validez del último Elvis, o la del Sinatra que visitó Barcelona en el ocaso de su carrera y de su existencia. Un poco de respeto, hombre. Estos tipos crearon “Iron Man”, “Symptom Of The Universe”, “Children Of The Sea”, “Holy Diver”, “Stargazer”, “Paranoid”, “Hole In The Sky”, “The Last In Line”, “Zero The Hero”, “Rainbow In The Dark”, “Gates Of Babylon”, “Man On The Silver Mountain”, “Neon Knights” o “Children Of The Grave”, por el amor de Dios. Todos los que amamos mínimamente este tipo de música, deberíamos sentirnos afortunados por el simple hecho de poder seguir escuchando sus nuevas creaciones. Estamos hablando de individuos que podrían vivir del cuento sin ningún tipo de preocupaciones, hombres mayores que quizás deberían quedarse en sus casas a vivir de las rentas que les siguen proporcionando sus obras pretéritas. Por el contrario, mientra podemos seguir disfrutando de su arte y de su presencia en nuestros escenarios, lo único que hacen muchos es quejarse y soltar por sus bocazas tontería tras tontería. Aunque claro, seguramente estos individuos que echan pestes sobre The Devil You Know tras una miserable escucha -en los altavoces de su ordenador, por supuesto- o sobre el estado creativo de Iommi, están demasiado ocupados loando las virtudes de lo nuevo de Mastodon o Trivium, lo último de lo último en creatividad. Qué país, señores, qué país.

2 comentarios:

ROCKLAND dijo...

Bueno, acabo de leer una crónica completamente opuesta a la tuya. La verdad es que poco puedo aportar todavía ya que sólo lo escuché una vez y me pareció muy, muy sinistro. La voz de Dio luce y los Riffs "made in" Iommi destacan como siempre. Esperaré a ecucharlo más para valorarlo.
Por cierto, el "Heaven & hell" es grandioso pero la obra de Ozzy es insuperable, amigo.

Excelente blog.
Saludos

Da Muzz dijo...

Buenas reflexiones Rockland y muy buen blog el tuyo. Te pongo el enlace correspondiente.