viernes, 10 de abril de 2009

¿McCARTNEY ABANDONA A THE BEATLES?


Tal día como hoy hace casi cuatro décadas (exactamente 39 años) que Paul McCartney convocaba una rueda de prensa para anunciar que abandonaba a The Fab Four y que desligaba su nombre de todas las empresas relacionadas con el combo. Era el fin de la banda más popular de todos los tiempos, y para que negarlo; una de las mejores también. Pero ¿fue Maca con esta acción el que finiquitó la historia? Pues parece ser que no fue así aunque ante los ojos de la historia siempre quedará como el que dio semejante paso. Hacía tiempo que los creadores de "Revolver" no se aguantaban entre ellos y era cuestión de tiempo que todo se desmoronara, aunque era el bajista el que tenía más esperanzas puestas en que las cosas se arreglaran y tirar hacia adelante. Hubieron bastantes reuniones entre los componentes para decidir como acabar la historia, siempre con la negativa de McCartney que insistía en grabar un disco más basado en sus raíces y ver como funcionaban las cosas. Ante esta situación hubo una reunión Lennon, Harrison y Starr en la que decidieron que la cosa estaba vista para sentencia, se lo comunicaron al creador de "Hey Jude" especificándole muy claramente que no había marcha atrás. El bajista pidió que le dieran unos días para pensárselo y sin previo aviso convocó la famosa rueda de prensa en la que anunció que abandonaba el grupo de su vida. ¿Sorprendente? creo que no. Si uno conoce y ha estudiado un poco la figura de Paul sabrá perfectamente que el bajista es un buen tipo (al contrario de Lennon) pero que necesita ser el protagonista en todos los fregados que se tercien, y no se iba a quedar de actor secundario en semejante situación. Acordaros también que quería ser el primer beatle en publicar un disco en solitario y como vio que el bueno de Ringo se le iba a adelantar se fue a casa del batería a amenazarle con una pistola para que retrasara la edición de su álbum. Tras ese diez de abril de 1970 la leyenda de los de Liverpool no ha hecho más que crecer y crecer (por méritos propios por supuesto) y porqué no ha habido ninguna reagrupación posterior que pudiera empañar un recuerdo que se presenta impoluto como el Taj Mahal. Y es que como dijo el propio McCartney cuando se le preguntaba en los setenta por una reunión del cuarteto siempre respondía; No se puede recalentar un souffle.