lunes, 20 de abril de 2009

DORTMUND FESTIVAL, 18 DE DICIEMBRE DE 1.983



Fantaseemos por un momento sobre un hipotético festival perfecto al que a todos nos hubiera gustado asistir, por ejemplo, en la década de los 50. El cartel sería algo parecido a este: Elvis encabezando el evento, por supuesto luciendo el traje dorado que lució en la portada de Elvis’ Gold Records Volume 2. Por debajo del Rey, y en el orden que les parezca más acertado podrían haber actuado Buddy Holly, Little Richard, el Jerry Lee más salvaje que se puedan imaginar, y ya puestos a pedir, Frankie Lymon & The Teenagers –presentando su nuevo single ‘Why Do Fools Fall In Love’- y Johnny Burnette y su Rock And Roll Trio destrozándonos con su Rock Therapy. Tiene buena pinta, ¿no? Pues bien, algo parecido, pero trasladado al mundo del Heavy Metal y del Hard Rock sucedió el la Alemania pre-caída del muro de Berlín la semana antes del día de navidad de 1.983 en Dortmund. Con una destreza sin parangón, unos promotores que merecerían la beatificación inmediata, consiguieron aunar las agendas de seis de las bandas más populares del momento para organizar algo irrepetible, el festival más espectacular que jamás se ha visto en los más de 40 años de historia del género, con permiso del U.S. Festival. Sobre un mismo escenario, unos Judas Priest a punto de editar Defenders Of The Faith, los Def Leppard de Pyromania, un Ozzy Osbourne un tanto fuera de sí presentando Bark At The Moon, los Scorpions llegados especialmente al festival después de parir en el estudio Love At First Sting, el Michael Schenker Group en plena gira de Built To Destroy, y Iron Maiden cerrando su World Piece Tour y ofreciendo posiblemente el mejor concierto de su carrera hasta el momento. Si a este ya de por sí inmejorable cartel le añadimos a la nueva sensación llegada de los U.S.A. en la figura de los Quiet Riot de Metal Health, recién aterrizados con su número 1 debajo del brazo, y unos entrañables Krokus que nadie sabe qué demonios hacían en tan magno evento, nos encontramos con algo realmente grande. En su momento en nuestro país, tan sólo podíamos soñar con asistir a algo parecido, y nos tuvimos que conformar con las críticas que aparecieron en las publicaciones hispanas existentes, a destacar un entrañable especial que editó Popular 1 a principios de 1.984. Dichas revistas, para qué negarlo, no han aguantado demasiado bien el paso del tiempo, ni a nivel gráfico, ni especialmente a nivel literario, pero no podemos negar el gran servicio que nos ofrecieron en un momento en que la pasión y la ilusión nos impedían ver sus muchos errores y defectos. El devastador paso de Iron Maiden sobre el escenario del Westfalenhalle de Dortmund (donde, por cierto, veinte años más tarde, filmarían su DVD Death On The Road durante la gira de presentación del flojo Dance Of Death) lo pueden localizar en su integridad en su imprescindible doble DVD The Early Years. Steve Harris, Bruce Dickinson, Dave Murray, Adrian Smith y Nicko McBrain eran intocables en aquella época, no había banda en el planeta que pudiera hacerles sombra, de hecho, barrieron al resto de formaciones ese día a pesar de aparecer sobre el escenario a una hora tan poco favorable como las 16 hrs. La televisión alemana filmó a todos los grupos, así que aunque tan sólo Maiden han editado el material de forma oficial, el resto de conciertos se pueden encontrar fácilmente en la red. Especialmente recomendables los sets de unos Def Leppard imparables y con unas ganas enormes de comerse el mundo (el inicio con ‘Rock Rock ´Till You Drop’, ‘Billy’s Got A Gun’ y ‘Foolin’ es de los que te deja sin aliento, aunque sea en el sofá de tu casa) y el show de Ozzy Osbourne presentando las canciones de su Bark At The Moon con unos acompañantes de lujo: Jake E. Lee a la guitarra, Bob Daisley al bajo, Carmine Appice a la batería, y Don Airey a los teclados. Impagables los brillantísimos planos de las manos de Lee interpretando los solos de ‘Forever’ o ‘Mr. Crowley’, un talento sobrehumano que desafortunadamente, y salvo los puntuales y excelente discos de Badlands, se echó a perder de forma incomprensible. Así que ya saben, a navegar por la red como cosacos, y a recopilar material para disfrutar este próximo fin de semana, a poder ser con un cargamento gigante de palomitas en una mano y varios litros de refresco a elegir en la otra. Quizás no su cuerpo, pero su espíritu rejuvenecerá unos cuantos años, y durante unas pocas horas no podrá dejar de esbozar una tonta sonrisa en su semblante.

4 comentarios:

Marc Monje dijo...

Increíble festival. Y todo se hizo en un pabellón no muy grande, con dos escenarios uno a cada extremo: acababan Def Leppard, te girabas y tenías a Judas. Una locura. Yo lo tengo en un vhs que conservo.
Mi primer día en tu blog, pásate por el mio cuando lo desees.
Saludos.

Ramshackle Man dijo...

Hola Marc,
muchas gracias por tu comentario. Creo que por algún lugar del armario tiene que andar una cinta Beta con contenidos muy parecidos a los de tu VHS!! No conocía tu blog, tiene muy buena pinta, en cuanto llegue a casa le echo un vistazo. Soul Movers lo hacemos entre varias personas, seguro que el eficaz Mr.Da Muzz (mucho más ducho en esto de la informática que un servidor) colocará un link para que quien quiera pueda acceder a tu Rock And Roll Outlaw. Un saludo.

Da Muzz dijo...

Menudo festival, en los años ochenta si eras seguidor del metal no se podía soñar con un festival mejor.

Miguel Angel dijo...

Yo tengo el programa de la television alemana del festival. Tres dvds con muy buena calidad. (es DVD no mpg ni nada de eso) Es isuperable, a excepción del cabrón de Gary Barden que se pasa sentado medio concierto de M.S.G., mientras canta. Si alguien está interesado que me escriba y se lo grabo.
mag@telecable.es

Miguel. Asturias