jueves, 19 de febrero de 2009

URIAH HEEP LIVE JANUARY 1973

Afortunadamente en el pasado 2008 han vuelto a dar señales de vida. La publicación de Wake The Sleeper ha sido una agradable noticia para todos aquellos que tenemos en alta estima al entrañable quinteto inglés. Lo peor de todo no es la demora que ha sufrido el nuevo material, sino que a nadie parecía importarle un comino que estaba pasando con el añejo combo. Y no, no es justo, ya que Uriah Heep han sido un gran referente dentro del hard rock europeo. De acuerdo que los cuantiosos cambios de personal y algunos álbumes poco afortunados han podido hacer mella en su leyenda pero a la hora de hacer balance creo que pesan mucho más sus logros, que no son pocos. Y si hablamos de triunfos nos tenemos que remontar a la primera mitad de la década de los setenta, donde quizás no tuvieron el poder de convocatoria de otros coetáneos, pero sus seguidores se contaban por miles. Un estigma que siempre les persiguió fue el de ser considerados los hermanos pobres de Deep Purple, cierta razón no les faltaba a los acusadores ya que el hard de nuestros protagonistas era de raíz pesada y con gran importancia de los teclados pero desafortunadamente no tenían la facilidad para crear canciones tan inmediatas como la banda de Blackmore y Lord. Esto no es óbice para que en su etapa clásica crearan un puñado de temas inolvidables, un poco barrocos pero atiborrados de lirismo, coros y notables melodías. Donde mejor podemos apreciar el concepto Uriah Heep en su máximo esplendor es este doble álbum en vivo, registrado en una de las etapas más brillantes de su historia. Aunque el guitarrista Mick Box siempre ha sido el remanente de todas las diferentes formaciones por las que ha pasado el combo, en este periodo de su carrera los protagonistas eran otros; por un lado Ken Hensley que marcaba el pulso de las canciones con sus teclados, aparte de ser el autor de la mayoría del material, y el añorado David Byron. Un portentoso vocalista con un amplio registro, carismático y con una imagen difícil de olvidar con esa melena ensortijada, hirsuto bigote y rimbombantes ropajes. Y que se puede decir del repertorio, personalmente opino que lo mejor del quinteto se encuentra representado en estos surcos. Las vigorosas 'Easy Livin´' o 'Gypsy', la melancólica 'July Morning', la radiante 'Sweet Lorraine', o la purpleliana 'Look At Yourself´ entre otras definen el auténtico espíritu Uriah Heep. Un doble en directo que quizás no se tiene muy en cuenta a la hora de rememorar la década en que el rock alcanzó la mayoría de edad, pero que tiene que estar sin duda en esa lista imaginaria de dobles live albums imprescindibles. Tristemente no podremos jamás presenciar una reunión de está formación, ya que el insigne David Byron falleció victima del alcoholismo en 1985 y el bajista Gary Thain sufrió una sobredosis mortal en 1975. Posteriormente a este imprescindible álbum la banda grabó algunos discos muy buenos como Sweet Freedom, Innocent Victim o Abominog. Estos dos últimos ya

con otros vocalistas y con un sonido más ligero. De todas maneras si queréis adentraros en el fascinante mundo de este grupo, Live January 1973 es la puerta ideal para saber de primera mano como se las gastaban en las tablas los creadores de The Magician´s Birthday. Genuino hard rock de raíz europea, que de no haber sido por su poca estabilidad, mala suerte y de tener unos competidores tan despiadados como Deep Purple no se sabe hasta donde podían haber llegado. Ojalá sirvan estas humildes líneas para que alguien se lance sobre este doble álbum de negra carátula y se honre un poquito más el recuerdo de David Byron.