jueves, 27 de enero de 2011

PERSIGUIENDO ÁNGELES


Este es el título de la primera novela escrita por Alberto Díaz, al que muchos posiblemente conoceréis por sus colaboraciones en prensa musical. Una incursión en el terreno de la ficción que probablemente no deje indiferente a los posibles lectores. La influencias son bastante palpables, ya sabéis, todos esos nombres que siempre hemos tenido presentes; Bukowski, Miller, Burroughs, Palahniuk... Visto esto se puede adivinar que no es una novela de fácil digestión, pero su prosa atrapa, muy cuidada y exuberante y sin caer en vacuas florituras.
Su trama es muy sencilla; se trata de la ceniza odisea de un tipo al que su pareja ha abandonado, y desde este punto de partida se nos introduce en su psique, llena de cavilaciones extremas y sórdidos caracteres. Más de doscientas páginas que no dan tregua al lector, sin lugar para el respiro, en las cuales un lector pusilánime no encontrará rendijas para aliviar su sofoco. Se podría definir el tomo como realismo implacable, un poco al estilo también del pesimista Céline.
Se recomienda su lectura desde este humilde rincón, aunque se alerta a lectores pacatos y poco lanzados que no es un viaje fácil. Y el que avisa no es traidor.