domingo, 10 de mayo de 2009

LUGOSI Y KARLOFF O LA CRUELDAD DE HOLLYWOOD


Dos de los más grandes y que acabaron sufriendo en sus propias carnes una práctica muy habitual en Hollywood; el olvido. Boris Karloff y Bela Lugosi dieron fama, dinero y prestigio a la productora Universal a principios de la década de los treinta y creando de paso el imperecedero mito del cine de Terror de la Universal. Pero eso no fue suficiente para un grupo de ejecutivos que prescindieron de ellos (al igual que hicieron con Bette Davis y tantos otros) cuando los monstruos bajaron su popularidad en favor de otros géneros.
En poco más de una década los protagonistas de este post pasaron de ser estrellas mimadas por la compañía a tener que buscar trabajo en producciones de serie B y aceptando cualquier papel para poder seguir trabajando. Tristemente ninguno de los dos consiguió ver en vida el posterior reconocimiento que su trabajo recibió, gracias a una nueva legión de fans fascinados por los mitos de Frankestein y Drácula y al resurgimiento del cine de Terror propiciado por la productora Hammer con la vuelta de tuerca que aplicaron a las criaturas clásicas.
La decadencia de Lugosi es conocida por todos, adicto a la morfina (por los dolores causados por una herida de guerra), olvidado por la industria y rodando películas con Ed Wood Jr. (¿el peor director de la historia? ni de coña). Al menos murió rodeado de gente que le admiraba, respetaba y seguía creyendo en su talento. La ocaso de Karloff no fue tan triste pero su estrella se marchitó a pasos agigantados y acabó sus días rodando films estrambóticos como "El Coleccionista de cadáveres" en países de habla hispana, aunque le dió tiempo a participar en la entrañable "La comedia de los horrores" junto a otros grandes como Peter Lorre o Vincent Price. Sirva este post de homenaje a todos ellos y de incentivo para volver a visionar "Drácula", "La novia de Frankenstein", "La momia" y esa obra cumbre que juntó a Bela y Boris llamada "El Cuervo". Como nota final destacar que al menos el insigne Cristopher Lee está disfrutando de los frutos de su trabajo en la vejez y sigue apareciendo en grandes producciones.