viernes, 22 de mayo de 2009

FAITH NO MORE – 20 ANIVERSARIO DE ‘THE REAL THING’



Hace pocos días, tras conocer la noticia de la reunión de Faith No More para algunas actuaciones en festivales veraniegos con posibilidad de prórroga, sentí la necesidad de recuperar The Real Thing, su disco más popular, un trabajo que tenía olvidado desde hacía largos meses. Mi sorpresa al comprobar su fecha de edición fue mayúscula: “Copyright 1.989 Slash Records”, 20 años desde su edición!!! Mi subconsciente me traicionó y me llevó a relacionar directamente con la década de los 90 a la banda de Mike Patton. Seguramente los 90 fueron su década de mayor popularidad (sin duda gracias al mastodóntico Angel Dust), pero lo cierto es que, aunque alejados totalmente de la escena metálica en la que se les encasilló-muy a su pesar- más tarde, comenzaron su carrera a mediados de los 80 con Chuck Mosley como vocalista y con las impagables pintas pseudo new wave que lucían en álbumes como ‘Introduce Yourself’ o ‘We Care A Lot’. Gran asignatura pendiente la de descubrir esos trabajos pretéritos, uno siempre fue de Faith No More con Mike Patton, qué le vamos a hacer. Prometo hacer los deberes...
Los años han pasado volando desde que adquirí mi copia en vinilo de The Real Thing en el momento de su edición, abducido en gran parte por las maravillas que contaban sobre el disco desde las páginas de la edición británica de Kerrang! Más tarde lo compré en Cd, si no recuerdo mal, por culpa del bonus track, una versión del War Pigs de Black Sabbath realizada en una época en que reivindicar a Iommi y compañía no tenía nada de cool. De hecho, en 1.989 la formación de Sabbath –promocionando Headless Cross- no pasaba por su mayor momento de popularidad y se tenía que conformar con actuar en clubs y pequeños pabellones por Europa, los EEUU les habían dado la espalda por completo, reivindicarlos entonces era lo más inusual del mundo. La brillantez que emanaba de los surcos de The Real Thing llevó a FNM a ser considerados una de las bandas más influyentes de los 90, posiblemente la que a mayor número de grupos marcó a posterioridad, bandas que años más tarde vendieron muchísimos más discos que ellos mismos. Panolis como Limp Bizkit, los algo más aceptables Incubus, o los aún mediáticos, aunque terriblemente aburridos Korn, deben muchísimo al quinteto Patton-Martin-Bottum-Gould-Bordin, eso es un hecho del que seguramente se va a hablar muchísimo durante los días previos a los shows de reunión. Una reunión que, al igual que sucedió con la de Van Halen recientemente al obviar a Michael Anthony, se ha quedado ligeramente a medias al no incluir al guitarrista Jim Martin, posiblemente por voluntad propia del barbudo guitarrista, más interesado en seguir disfrutando de su retiro que en volver a meterse en un tour bus. Volviendo al contenido de The Real Thing, poco podemos decir aquí que no se haya comentado miles de veces. Estamos hablando de uno de esos discos perfectos en el que todas y cada una de sus 9 canciones tenían igual importancia dentro del contexto general de la obra. En el disco había de todo y para todos los gustos, desde el inmejorable inicio con la tripleta ‘From Out Of Nowhere’, ‘Epic’ y ‘Falling To Pieces’ (la cara amable de la banda, los singles extraídos para deleite del personal de su compañía discográfica, y para mosqueo de un Patton que prefería mostrar al público su faceta más agresiva), hasta la vertiente más metálica de ‘Surprise! You’re Dead’, con unos monumentales riffs salidos de la escuela Hanneman-King, y con un Patton mostrándonos tan sólo la punta del iceberg de un histrionismo mucho más visible en años venideros. El pop de ‘Underwater Love’ o la deliciosa ‘The Morning After’ (esta pieza me llegó a obsesionar en su momento, era algo adictivo ante lo que no podía hacer nada, tenía que oírla al menos cinco o seis veces al día!!), se codeaba sin problema con los momentos semi psicodélicos del tema título o de ‘Zombie Eaters’, una de las piezas más imaginativas de su repertorio. El disco se cerraba a la antigua usanza con ‘Woodpecker From Mars’, una instrumental delirante con el bajo de Bill Gould dominando el cotarro de forma descarada y acompañando a un excéntrico riff cortesía de los teclados del simpático Bottum. En definitiva, estamos hablando del cumpleaños de una de las obras cumbre de los 80, una década que, con toda seguridad, recordaremos gracias a grupos totalmente distintos en concepto a FNM. Bandas que desaparecieron del mapa gradualmente a causa en gran parte por la revolución provocada por los mismos FNM y otros adalides de los 90. Esa es otra historia, hoy tan sólo disfrutemos de la excelente música de The Real Thing. Es difícil encontrar en la actualidad obras tan completas como la que nos ocupa, no digamos ya a bandas que revolucionen el panorama como ellos lo hicieron hace dos largas décadas. Welcome back, se les echaba de menos.

3 comentarios:

Da Muzz dijo...

Sabias palabras estimado Ramshackle Man. "The Real Thing" y "Angel Dust" son discos imprescindibles y que cambiam percepciones. Yo los escuché hasta quemarlos. De todas maneras la reunión sin Jim Martín no me parece bien. El fue tan imprescindible como los demás en el devenir de la banda.

discoexpress dijo...

odio a faith no more.

NonStopRock'n'Roll dijo...

Tremendo disco. Yo también lo compré en su momento y lo disfruté al máximo. Mi hermano, eso sí, mucho más old school que yo renegaba cada vez que lo pinchaba (a excepción de 'Surprise', claro).