sábado, 2 de mayo de 2009

DESCARGANDO REFLEXIONES

A colación del excelente post sobre la nueva entrega discográfica de Black Sabbath (también me niego a llamarles Heaven & Hell) realizado por Ramshakle Man me han venido a la cabeza una serie de reflexiones que intentaré reburgitar de la manera más ordenada posible. De entrada reconocer que todavía no he escuchado el nuevo álbum de Iommi y compañía por lo cual no tengo opinión al respecto, pero a pesar de la reseña poco positiva pero muy ponderada realizada en este blog en Popular1 ha sido disco del mes y en Ruta 66 tiene una reseña bastante positiva, por lo cual tengo esperanzas de que sea un buen disco. Decía Ramshackle man que en muchas partes se han cepillado el disco sin piedad esgrimiendo cuatro tópicos más que manidos, creo que esto viene dado por la era en la que vivimos, en la que el personal descarga discos compulsivamente y no se realizan las debidas escuchas. Se realizan someras y aleatorias audiciones y si a la primera no engancha se olvida el producto y a por otra cosa. Se ha perdido el gusto de degustar los discos poco a poco. Hay álbumes básicos en mi vida como "Exile On Main Street" o "One Night At Budokan" que en su primera escucha me dejaron indiferente y fue a base de sucesivas escuchas donde entré de lleno en el trabajo, hoy en día esto es impensable para el descargador compulsivo. Indirectamente esto repercute en los conciertos donde el personal asistente pasa olímpicamente o se mosquea con el material nuevo que se presenta, pidiendo una y otra vez las canciones más típicas y tópicas del combo que actúa. Por poner un ejemplo en el último concierto de Whitesnake en Barcelona escuché a la salida gente mosqueada porqué se habían interpretado cinco temas del nuevo trabajo, cuando asistí a gira de presentación de "Slip Of The Tongue" si no recuerdo mal cayeron siete temas del susodicho álbum y no escuché a nadie protestar porqué eso era lo normal. Normalmente los músicos hacen giras para promocionar su último trabajo y es normal que le den cancha al nuevo material. Otra cosa que tenemos gracias al chorro de las descargas es el encarecimento brutal de los tickets de entrada a un recital, se venden muchos menos discos y los artistas quieren compensarlo en sus conciertos, así hemos llegado a extremos delirantes como el de Tom Waits en el que las entradas tenían precios de auténtico surrealismo. Ahora eso sí, las entradas agotadas, no se venden discos pero el personal paga lo que le pidan por el espectáculo. Una vez hablando con un conocido me decía que casi no compraba discos porqué le parecían caros, yo le conteste que lo suyo era pura incoherencia y que yo no comprendía como pagar más de 120€ no le parecía caro pero comprar sus discos, que la mayoría los puedes localizar por menos de diez euros eso si que estaba pasado de precio. Sin comentarios, y así está el patio y los conciertos cada día serán más caros porqué los precios no paran de subir y la peña agota las entradas en horas. En fin, vivir para ver. No se como acabará esto pero servidor seguirá escuchando con atención los discos que le interesan y negándose a entrar en el juego de ver a un artista a cualquier precio.

6 comentarios:

Perem dijo...

Descubro tu blog por el comentario realizado en The Best MusicHe estado dando una vuelta por aqui, y te iba a dejar mi particular opinión sobre el "The Devil You Know" en la entrada correspondiente, pero ya que aquí tben haces referencia a ella, pues te pongo el enlace aquí.

Te adelanto que el disco, tal como esperaba, me ha entusiasmado, eso si, yo lo interpreto como una bora conceptual, como si de un Nostradamus se tratase, aunque en este caso todo el disco no sea otra cosa que una "Celebración Oscura" donde Dio es el sumo sacerdote del evento.

Este es mi particular punto de vista de esta ceremonia de lo ocultoUn saludo.

Da Muzz dijo...

Gracias por tu comentario, te linkeo con este blog
Un saludo

ROCKLAND dijo...

Muy acertada reflexión.
Vívimos en un mundo de locos donde todos es usar y tirar.
Y coincido plenamente contido con la burrada de los 135 euros del amigo Waits. Amo su música, fui a su concierto pero me parece desmesurado pagar esas cantidades por cualquier artista.

Saludos

Marc dijo...

Vaya,no me ha llegado el comentario que acabo de escribir. Vuelvo a la carga.
Los precios de entradas son de vergüenza. En unos meses vendrán gran parte de mis héroes, pero tendré que hacer una criba, too much money. o de Tom Waits fue surrealista, pero es el principio de algo que se va a repetir, entraditas a más de 100 euros como si nada.

Respecto a lo de Iommi, Dio & co, no he escuchado nada, no quieo hacerlo hasta comprarlo. Tengo mucha ilusión por este lanzamiento y le daré su merecido tiempo de escucha, lo que, como decís, no es lo normal hoy día: la gente se avalanza sobre la novedad como un igre y devoran el disco mal y rápido, sin darle tiempo a evolucionar en tus oídos.
¡Saludos!

David González dijo...

Las entradas de conciertos son caras, sí, pero más caras son a menudo las entradas para el futbol o los toros. Y ahí el espectáculo es una lotería. A mi lo que me parece canallesco son los "gastos de distribución" que pagamos a los ticktackticket y cía. Eso me pone más de mala hostia que el propio precio de la entrada. Un saludo.

Da Muzz dijo...

Bienvenido David, le hecho un vistazo a tu blog y te pongo en este humilde espacio su correspondiente link. Respecto a los gastos de distribución son una sangría y un beneficio para la empresa por no hacer casi nada. Pero es algo que no tiene solución a menos que todos los consumidores de música en directo nos plantáramos y no compraramos entradas, pero como es algo que no va a suceder...