lunes, 30 de marzo de 2009

PERDICIÓN


Para desintoxicarnos un poco del Óscar concedido a la penosa Penélope Cruz y del último estreno del sobrevaloradísimo Almodovar, nada mejor que sumergirnos en el Hollywood más clásico. Que mejor manera de hacerlo que rememorando al inigualable Billy Wilder y la memorable
"Perdición" ("Double Indemnity" en el idioma original).
Una de las pocas incursiones del realizador en el terreno del cine negro y que como era habitual en él salió más que airoso del trance. Un film de trama sencilla pero efectiva donde Barbara Stanwyck (que por cierto sólo le fué concedido un galardón honorífico por toda su carrera), Edward G. Robinson Y Fred McMurray logran interpretaciones de alto nivel. Memorable también su fotografía y los socarrones diálogos cortesía del mismo Billy Wilder y el gran Raymon Chandler. Tras su visionado se llega a la conclusión de que ya no hay actores con el carisma de Stanwyck o Robinson, colosos del séptimo arte. Poco más queda por decir, aunque el cine actual nos sigue proporcionando buenos momentos nunca está de más ir rememorando una época que no volverá.